El Dragón, conquistado por aldelecr ? … mm no estoy muy seguro

El Cerro Dragón fue todo lo que pensábamos y más

Una cr ónica por Oscar Moya A.


En la mañana del sábado 4 de junio del 2011 nos aventuramos a conquistar la cumbre del Cerro Dragón en San Ignacio de Acosta, cerro que se conoce como la mujer dormida porque sus cerros forman la silueta de una mujer, el cerro Caraigres es la cabeza de la mujer y específicamente el cerro Dragón da forma a lo que sería la frente.

El cerro Dragón tiene una altura de 2506 msnm, se ubica en el cantón de Acosta cercano a un poblado llamado la Legua de los Naranjo aproximadamente 1 hora en carro 4×4 del centro de San Ignacio, su clima es un poco inestable porque en sus montañas prevalece un microclima con constantes lluvias y neblina que dan origen a un bosque nuboso, esta montaña forma parte de una zona protegida, para gran dicha de los que nos gusta andar como cabras en el monte, será por eso la expresión “la cabra tira pa’l monte”.

Como decía al principio muy temprano salimos rumbo a San Ignacio, nos fuimos unos cuantos con Luis N. en la buseta y a otros cuantos los encontramos en Acosta, llegamos a La Legua de los Naranjos a eso de las 8:30 con gran ansiedad por iniciar la caminata.

Antes de llegar a la Legua debimos devolvernos a dejar uno de los carros ya que no era 4×4 y no subió la cuesta, creo que Enaldo aprendió y en la próxima ira en carro doble tracción ;o)

Dispuestos a caminar dejamos los carros en buen resguardo, en la casa de unos vecinos que muy amablemente nos atendieron, y como es de esperar en tiquicia solo con pedir permiso basta, un apretón de manos y un muchas gracias fue suficiente para conseguir el parqueo.

Los primeros metros nos dieron algunas señales de la gran experiencia que teníamos frente a nosotros, unos muchachos a la vera del camino me saludaron, yo (Oscar) iba cerrando el grupo que ya formaba una larga fila india.

Buenos días, como están, fue mi saludo, … (ellos dicen muy a lo tico) como está para donde la llevan… vamos para el cerro Dragón…. a que bien y ya han venido otras veces … no es la primera vez que venimos … a bueno pues está bueno, pero sepa que eso para arriba es duro, esa cuesta está cansada …. si eso nos han dicho esperamos poder llegar … bueno que Dios lo acompañe y suerte … si ocupan ayuda nos vienen a buscar.

Como un presagio, un gran barreal fue el primer encuentro con el cerro, en la fila ya algunos saboreaban la primera cuesta, bueno debo decir que el Dragón no tiene una sola bajada todo es subiendo en mayor o menor grado pero siempre subiendo.

Uno a uno nos internamos en la montaña, nuestros nuevos compañeros para esta caminata José Manuel y Silvia, Roberto y Erick, de aldelecr vamos los Pacheco (Mary y Guillermo) Xinia, Enaldo, Walter (Pito) Luis N, Sammy, Victor (el guía a la cabeza del grupo), nuestro gran nuevo amigo Koreano el señor Wannt Lee, Viria y Elizabeth, y quien escribe este relato, Oscar, que gran equipo.

Debo mencionar antes de seguir con el relato que el cerro Dragón siempre me había tenido intrigado seguro porque tengo la dicha de contemplarlo todas las mañana en mi camino hacia el trabajo, y desde hace algunos años me preguntaba ¿Dónde será ese lugar, como se llegará? Pues bueno, parece que Dios protege las almas libres y me lo concedió sin pensarlo, seguro fue caminante en algún momento y sabe lo que significa para cada uno de nosotros cada cima, cada sendero, cada paisaje y cada experiencia, no me cabe duda que alguien arriba siempre mira con ojos de gracia a los que amamos la naturaleza en aldelecr.

Iniciamos un ascenso fuerte, muy fuerte, con un importante nivel de inclinación que se mantendría a lo largo de la subida, dejamos una pequeña carretera de lastre para luego internarnos en una exuberante zona boscosa, encontramos un imponente roble del cual Viria quedó enamorada, tanto que no quería que la soltaran del inmenso abrazo con el árbol, seguimos el ascenso y salimos de la montaña para encontrarnos con un potrero, atravesamos cercas de púas, portones, (pensaba, ojalá que los dueños no sean muy bravos) subimos de manera diagonal el potrero porque era muy empinado para subirlo en línea recta. Al borde del potrero encontramos una quebrada que discurre sobre una inmensa roca por cerca de 50 metros (nunca en mi vida he visto algo similar) es un pequeño riachuelo sumamente particular; contabilizamos ya dos horas de ascenso.

Luego del potrero encontramos otra zona de bosque, más exuberante y tupida que la primera, el ascenso más fuerte, en este punto ya algunos sentíamos el peso de la cuesta. Pensé, … creo que este Dragón no dará tregua por un minuto de ahora en adelante, el que quiera vencer al Dragón tendrá que pagar una buena cuota de sudor, lo cual resultó ser cierto.

En la segunda montaña sentimos la humedad del bosque que se pega a la ropa y la empapa poco a poco. Subiendo, en la montaña encontramos árboles inmensos, vegetación cerrada, gran variedad de hongos y plantas en fin es un lugar que de existir hadas, elfos, duendes y otras criaturas míticas, tendrían su hogar en esta montaña.

Al cabo de un rato de caminar y reagrupar el equipo en varias ocasiones llegamos a un pequeño claro, donde nuestro guía Víctor dice … a la derecha hay un mirador a la izquierda el Dragón, decidimos primero ir al mirador, no sé si fue un error o una bendición, llegamos a una inmensa piedra en la cumbre del cerro, lastimosamente una espesa niebla cubría el lugar sin embargo eso no me impidió imaginar la vista que tendría ese lugar, con mi equipo en un profundo abrazo esperamos las fotos, todos deberían llegar, como siempre, nuestro amigo Lee muy emocionado, y siempre me repite “Oscar si, gracias“, creo que él al igual que yo disfrutamos inmensamente de esta actividad, de estos logros, de estas cimas.

Nos dispusimos a almorzar a eso de las 12:30 luego de ello los organizadores Victor, Pito y Yo decidimos descender desde ese punto, la lluvia amenazaba y un terreno con lluvia cambia radicalmente, lo hace más difícil de lo que ya es. Fue una sabia decisión, llegamos completos con la lluvia a la base de la montaña, bajando casi todos caímos, el terreno era muy resbaloso, el apoyo muy pobre y todos una y otra vez entre carcajadas fuimos presa de la gravedad. Debo decir que algunos llegamos con heridas de lucha con el dragón, rodillas, hombros y brazos resienten el cansancio, dejan un dolor intenso que recuerdan al Dragón por mas de 2 días. En nuestro improvisado parqueo nos esperaban los vecinos que nos atendieron como verdaderos turistas, un poco particulares pero turistas al fin, nos vendieron un delicioso café caliente y hasta birras nos fueron a comprar, eso solo pasa en este país. Un vecino, escritor de la zona, Gonzalo (Chalo) Naranjo, me regaló un libro (Cuentos y poemas de Chalo), autografiado y todo, y me dice como un gran amigo que se conoce de años, cuando vuelvan contácteme antes, le apunté mi teléfono en el libro, vengan con más tiempo y les organizamos algo en forma, repito, eso solo pasa en este país, por algo somos de los más felices del mundo.

Descendimos de la montaña sin llegar al Dragón, pero esto no fue motivo de lamentaciones todo lo contrario, el Dragón y la magia de toda esa montaña nos dice por hoy ya vieron suficiente, regresen y vuelvan pronto que lo mejor está por suceder.

Si usted amigo o amiga que lee esto, ha estado en el Dragón entenderá que la tierra, el planeta en el que vivimos, tiene lugares sagrados y más cerca de lo que uno pueda imaginar.

Todavía tengo una deuda con el Dragón, pero no será por mucho tiempo.

aldelecr un gran equipo, una sola meta.

12 comentarios sobre “El Dragón, conquistado por aldelecr ? … mm no estoy muy seguro”

  1. Muy interesantes las caminatas hacia ese cerro. Lo recorrí junto con Gerardo Valverde, un viejo compañero de la universidad. Mis padres viven donde empieza el espinazo del cerro; es decir, en la Uruca, y por todo ese lugar pueden verse todavía eruptos rocosos de cuando ese macizo espetó sus náuseas y llenó de vómitos todas esas faldas que van a parar hasta el enfurecido río que llega a Parrita. Ese río ya no es una “miadilla de gato”, como dicen los pobladores, porque hace más o menos un año hizo enormes destrosos.
    Volviendo a lo del cerro, antes de llegar a la cumbre debe mencionarse que se halla el cementerio donde van quedando los viejos del pueblo, y que como espectros, se incorporan para contemplar el tiempo.

  2. Qué buena historia Oskitar!! Los felicito por esas caminatas que realizan, y me fui imaginando todo lo que les acontenció en este recorrido, algo similar a las montañas cercanas a mi casa en El Llano de Desamparados.
    Saludos 🙂

  3. Excelente narración, que me hizo volver a sudar al repasar la travesía. Me alegro no haber claudicado en la subida para poder vivir plenamente esa extraordinaria experiencia. Lo del trabajo de equipo quedó plasmado una vez más con el formidable apoyo dado por cada uno de los amig@s caminantes de ese día y especialmente en el descenso. Desde nuestro amigo Wannt con sus instrucciones por señas y un bien marcado “despacio” en español, hasta Elizabeth con sus técnicas de descenso.

    Adelante Aldelecr

  4. Hola Oscar, me encantó esa crónica, leyéndola me transporté con la imaginación a esa naturaleza preciosa y única de Costa Rica que tan bien describís, me encantó también la forma tan atractiva en que la escribiste, creo que deberías hacer una por cada uno de los sitios que visitás y luego integrarlas y hacer un libro. Sería lindísimo para nosotros los ticos y para los extranjeros leerlas y no me cabe duda que motivarían a muchos a emprender esas aventuras y conocer este precioso país. Yo por mi parte la voy a guardar en mi disco duro y te pido por favor que las otras que escribás me las envíes. Y abusándome, si tuvieras más fotos te agradecería mucho que me las mostraras, por ejemplo se me ocurren las de esos grandes árboles a los que te referís. Oscar te felicito de corazón pues me parece que efectivamente con estas actividades te lográs integrar con esta magnífica naturaleza y liberar a tu alma a experiencias maravillosas y únicas. Muchas gracias por compartir conmigo esta crónica tan hermosa y no me olvides para las siguientes. Un gran abrazo, Ligia.

  5. Os, buena narrativa, conforme uno va avanzando en ella se siente la humedad, el esfuerzo que tuvieron que requerir para lograr el objetivo. El Dragón permitió que lo conocieran, pero se siente que no permitió que fuera vencido, de hecho ningún dragón se deja vencer fácilmente. Peroooo….la lucha no está terminada. Con respecto a nuestra humilde gente del terruño, es cierto esos valores son increíbles en esas personas y creo que es un valor agregado que Ustedes obtienen al interactuar con personas de ese calibre, de humildad, de apoyo, etc.

  6. Primero que nada felicitarlos por esta experiencia que por lo don Oscar estuvo genial, creo que aunque yo no fui físicamente con ustedes uno se transporta mentalmente a estos lugares que visitan, una de las cosas que me llamo la atencion es la parte que dice cito “parece que Dios protege las almas libres y me lo concedió sin pensarlo, seguro fue caminante en algún momento y sabe lo que significa para cada uno de nosotros cada cima, cada sendero, cada paisaje y cada experiencia”…
    Claro que Dios fue caminante toda su vida entre nosotros, todo lo iso a pie y conoce muy bien nuestras penurias y triunfos pues creo y estoy convencido de que siempre nos acompaña en nuestras giras.
    de nuevo los felicito y espero muy pronto acompañarlos en una gira

    Saludos

  7. que bonita narracion, yo por cosas de la vida se me frego el carro y > no los pude acompañar pero tenia todas las ganas> de empezar con su grupo.> tiene mucha razon en que Dios cuida a los que aman su creacion!>> espero acompañarlos pronto.>> saludos.>> fanny campos

  8. Oscar: Excelente crónica… no te conocía esos dotes de escritor!!! Excelente experiencia que mis músculos(itos) todavía resienten. Excelente compañerismo en el equipo, que hace que el esfuerzo sea más fácil de sobrellevar!!! Realmente lo disfrute, esperamos con ansia la próxima actividad!!!

  9. Todavía siento y viene a mi memoria, ese paradisíaco lugar, que me dejo cautivada, toda la trayectoria estuvo espectacular. Es una bendición poder disfrutar con todos ustedes esta caminata, aunque las rodillas hicieron su protesta, seguimos con valentia.
    Gracias, chicos y muchas bendiciones.

  10. Efectivamente algunos aun tenemos marcas de guerra pero valió la pena, Víctor felicitaciones de las rutas por las que nos has conducido, sin duda alguna la mejor, un gran reto pero que es compensado paso a paso por las bellas vistas que se pueden apreciar, nos falto la cima si talvez pero esto es un motivo para volver, sin duda alguna creo que la mayoría estaríamos encantados en volver.
    A Oscar se le olvidó contar que el ganado nos pego algunos sustillos a mas de uno, que varios nos caímos muchas veces, y que nos faltó que el guía nos invitara al picadillo, en hoja de plátano, esperemos que en el retorno para la conquista de la cima nos inviten, y como siempre una cima sin un fuerte abrazo y buenos amigos no es cima, Oscar, Pito, Wannt, es un gusto compartir cimas con ustedes y por supuesto con todos los demás como diría nuestro amigo Wannt, Aldele you will be forever in my mind and my heart. Quedaremos con ansias de la próxima caminata.

  11. Oscar…excelente relato, con cada palabra que leia podia imaginar lo gratificante del paisaje y claro, el esfurzo que debio representar tal ascenso. Por lo que dices al final, pronto van a volver, avisame con tiempo para planificar ese sabado y asi poder acompañarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *