Juan Viñas, bajo Hernest.

Un relato por Roberto Esquivel Sánchez

Juan Viñas 25 de Julio 2011.

Mañana oscura tarde segura, eso dicen los que conocen de clima en el campo.

Nueve de la mañana, del parqueo del Restaurante El Clon mientras se hacia el conteo de los caminantes presentes de aldelecr  y comentarios previos  a seguir sobre la caminata sabatina que iniciaba, el horno asador a la leña de pollos y costillas de cerdo calentaba y  los primeros rayos del sol anunciaban un maravilloso día.  Gracias al Señor… valla detalle… que hermoso día.

Nuestra caminata de este día inició por caminos de tierra, lastre, cuestas llanos y con infinidad de atraccion

es que abarca la zona; se disfruta de las preciosas vistas, cañaverales, cafetos, potreros y bosques, así como el interesante volcán Turrialba pintando el cielo azul con señales de humo blanco, al sur el río Reventazón y a lo alto la imponente cordillera  de Talamanca fiel centinela de las inmensas riquezas naturales Costarricenses.

Un gran detalle que debemos rescatar de esta gira es la la Piedra Indígena, ubicada en el Bajo de Hernest.  Merendamos a su alrededor, por su forma  un sabio pensó: Emana energía, otro murmuro es de sacrificios, ah no, era de destazar animales,  mas  interrogantes y todos impresionados.

Mi hipótesis es, que esta emblemática  piedra es sagrada ancestral, utilizada para  baños curativos a base de infusión de hierbas. En fin jeroglíficos ¿que significaran? Nada que no se pueda averiguar respondió muy gentilmente una referente del grupo. Retomamos hacia el punto de partida  sin repetir camino para culminar en el restaurante  y coronar  y con las bebidas hidratantes y los exquisitos asados.

Informó para aldelecr y el Mundo, desde Juan Viñas de Cartago

Roberto Esquivel Sánchez alias mucha fuerza

Un comentario sobre “Juan Viñas, bajo Hernest.”

  1. Muchas gracias Toto por tan excelente caminata de la cual el bello paisaje y la hermosa vista al volcán Turrialba sobresalieron en todo momento, si faltar claro esta la interesante piedra, (de la cual ya estoy investigando el significado de los jeroglíficos), cabe destacar que la compañía de los caminantes le dio el toque perfecto, Gracias Toto por tan bella caminata un fuerte abrazo a las distancia.
    Posdata: Me queda la consulta que si alguno o alguna de las que se sentaron en la piedra soñó con el gran jefe indígena????
    Saludos Amigos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *