Día 2, Warmiwañusca (el paso de la mujer muerta) y el agua nieve.

Inka Trail (Tercera parte)

Una crónica por Oscar Moya


4:50 a.m. suena el teléfono despertador de Daniel, me desperté de inmediato y lo primero que pensé fue, o que bueno no estaba soñando es cierto estoy en el Camino Inka, sentía la nariz sumamente congestionada y dije, a que mal… seguro catarrillo o gripe, busque unas toallitas húmedas para sacudirme la nariz y me lleve una sorpresa que no esperaba, en realidad lo que tenía en la nariz era sangre, el viento y el ambiente frío habían cortado por dentro mi nariz y pensé, ni modo, esto no me va a matar, será seguir así por lo que resta del camino y listo a disfrutar, apósitos temporales de papel higiénico para detener la hemorragia y listo.

Al cabo de unos minutos dos porteadores se acercaron a nuestra tienda con una cafetera repleta de té de coca reposado, “… señores tecito de coca…”  me supo buenísimo.   Ya preparado para la jornada del día salí de la tienda y lo primero que busque fue el paisaje de la Victoria que esta vez estaba más claro y su cumbre estaba erizada por los remolinos de viento y nieve que se levantaban y anunciaban un gran día.  La vista de la cordillera del Vilcabamba fue impresionante en la madrugada, el ambiente estaba transparente como el agua del río Urubamba, compañero de viaje a la largo del Inka Trail, el cielo de un azul pálido y el sol que salía por la cara opuesta de la Victoria iluminaba los cúmulos de nieve tiñéndolos de un intenso color naranja que daban la ilusión de ver la montaña en llamas, ahora podemos comprender porque nuestros antepasados consideraban sagradas las montañas, como no hacerlo al contemplar tal belleza, una belleza intensa que provoca en las almas libres un gran regocijo y una inspiración aún por algo inerte como una montaña.  La montaña Victoria vecina del Salkantay son imágenes que han quedado grabados en mis memorias para siempre.

Desayuno, estiramientos y todos listos, iniciamos el día 2, era una mañana clara no muy fría más bien un poco cálida; Rodolfo da las indicaciones del caso y nos dice “… chicos hoy es el día más fuerte del Inka Trail será una gran subida sin tregua, solo pararemos un poco antes del abra (cima) de Wuarmiwañusca (el paso de la mujer muerta) a tomar una merienda y almorzaremos a eso de las 4 de la tarde en el campamento 2, de paso veremos restos arqueológicos y haremos una parada dentro de poco para que compren agua y hidratante y algo más en el último centro de abastecimiento, de ese lugar en adelante el agua que le suministraremos será agua hervida”.  Nada mas iniciado el camino se siente el ascenso el camino se convierte en gradas y senderos planos de cuando en cuando, pero en su mayoría gradas, gradas y más gradas.

Marché un rato con Cristina la argentina y le pregunté, cómo te sientes, me dijo me duele la espalda de p…. madre y las rodilla pero no me voy a devolver, pensé para mis adentros, esta mujer ya completó el Camino Inka, aunque llegue arrastrada llegará al final se que la va a sufrir pero terminará, mi pronóstico fue acertado.   En el punto de abastecimiento cargamos agua hidratante y unos dulces; este abastecimiento tiene un punto positivo y otro negativo, el positivo, contarás con agua de buen sabor durante el viaje, buen hidratante todo de maravilla, el negativo te suma demasiado peso y mas para un ascenso desde 2800 a 4.200 msnm con una pendiente de más de 25%.  Listos chicos, dice nuestro guía, “…jaku, jaku…” (significa vamos en idioma Quechua), cargué mi mochila y sentí como los doce kilos comenzaron a tirar de mi espalda al suelo, seguimos el ascenso gradas, sendero, sendero gradas.


En un pequeño plano al lado del camino nuestro guía nos detuvo y nos invitó a tomar la merienda, cosa que agradecimos a estas alturas de la subida, comimos algunas barritas de cereal, tomamos hidratante y nos relajamos un poco, “a este punto” comenta nuestro guía, “estamos a pocas horas del abra de warmiswañusca son las 10:30 a.m.”; y que significa ese nombre pregunté, “significa mujer muerta porque la montaña que vez arriba tiene la silueta de un mujer, estaremos en el paso de la mujer muerta en lo que forma la garganta”, pensé bueno falta como toda la trampa aún pero no pasa nada a eso vinimos.  Preparándonos para llegar al paso de la mujer muerta cargamos de nuevo mochilas alistamos los demás implementos y en ese momento sentí algo que cayó en mi brazo, luego en mi cabeza, y luego otro y otro y pensé que es esto levanté mi cara y a la izquierda puede ver como en los picos de las cordillera Vilcabamba por el flanco izquierdo se arremolinaba la nieve y se nos venía encima.  Oscar el otro guía dijo a Rodolfo, “…. Rodo que crees manchachi…” Rodolfo contesto a él, “…. No, no manchachi..” chicos sus ponchos sus impermeables lo que tengan para la lluvia es momento de usarlo.   Me puse mis pantalones impermeables y mi jacket contra agua apenas a tiempo para ver el inicio de una tormenta de agua nieve, caía granizos del tamaños de frijoles en todas direcciones la temperatura un poco baja ya como a unos 12 grados descendió de forma casi inmediata hasta unos 5 grados, las manos, protegidas con guantes, sentían la baja temperatura, seguimos la marcha, el agua nieve no dio tregua hasta cuatro horas más tarde, todas las personas que estábamos en esta parte del sendero quedamos totalmente empapados los ponchos y demás impermeables no eran suficientes, pregunté a Oscar como vez el agua nieve y me dijo, si está regio, warmiswañusca muestra el llanto de la mujer.

Continuamos el ascenso hasta el paso de la mujer muerta, gradas sendero empinado y gradas era la vista constante de todos, la temperatura baja hace que duelan las manos y las articulaciones pero creo que ninguno estaba arrepentido a eso vinimos; un paso frente al otro, un paso frente al otro, todos en silencio concentrados administrando la fuerzas y sacando el instinto primitivo, la fuerza de voluntad seguimos subiendo y subiendo por encima de nuestros propios límites alcanzados 3500 metros, 3600, 3700, 3800, 3828 miré mi control de altura y me dije bueno tico ya estás en lo más alto del techo de tiquicia de aquí en adelante es nueva la experiencia.   Seguimos la marcha 3900, 4000 ya el esfuerzo se siente, la piernas recienten la subida que no da tregua, levanté la mirada y en lo alto de WarmiWañusca ya algunos disfrutaban de la cima, un paso y otro, y un momento de respiro, me detuve unos 10 segundos para recuperarme y escuche a lo lejos los gritos de júbilo que salen del alma al conquistar una cima, en mi cabeza retumbaban los gritos de mi equipo, “…ve por mas ya casi estás en la cima puedes lograrlo, esto y mucho mas…”, en este momento la adrenalina comienza a causar una estado de embriagues al que te puedes volver adicto, las gritos a lo lejos son el gatillo que dispara las emociones, que recorren como una descarga eléctrica la espina dorsal, una bocana mas de aire y entonces el instinto aguijonea los músculos, la mente, el empeño y la voluntad.  Escuche muy lejos alguien que dijo ¡¡ …vamos, vamos un poco mas ya casi está hecho…!! , concentración al máximo solo miraba el mojón que señalaba el paso del abra en la cima primero como un punto diminuto y luego cada vez más cerca, más cerca.

Paso final, a unos dos metros tenía ya el paso de la mujer muerta, todo estuvo en silencio solo el viento azotaba mi costado izquierdo como en una película vi mi mano derecha protegida por un guante acercarse al mojón y pensé bueno para esto vinimos el punto más alto del camino Inka a sido conquistado, en ese momento el cuerpo se llena de un montón de emociones que solo pueden sentir las almas libres que disfrutan estas actividades, las lágrimas se confunden con el agua nieve, el agotamiento desaparece y el corazón quiere romper el pecho, un grito de júbilo es la mejor recompensa, mi equipo, que siempre marcha conmigo, me abraza en la cima.


En solitario espero en el abra los próximos, Xinia y Enaldo siguen mi paso a unos 300 metros de distancia, un paso y otro de ellos, una pausa, y un grito de “…. Vamos, vamos, fuerza, voluntad, vaaaaaamos…”, salen de las entrañas y lo sientes como retumban en la montaña.   Enaldo y Xinia cerca del mojón, Daniel y yo los esperamos y pronto completan la cima, júbilo lágrimas y emoción son sus sentimientos, sus límites, sus miedos fueron superados.

Al cabo de un rato llegan todos los demás, aldelecr a conquistado el paso de la mujer muerta, el llanto de mujer de WarmiWañusca no pudo con los 12 ticos que como cabras en el monte ponen sus pies en lo alto del Inka Trail y miran atrás el sendero recorrido, solo pude decir, hace poco más de un año solo era una idea y hoy estamos en Perú, en el Inka Trail y vamos por más, ahora el templo de Pachacute nos espera, vamos al enigmático Machu Picchu.  Estoy convencido que existe un Dios que ama las almas libres, conoce sus sueños, sus deseos y sus retos.  De nuevo una frase volvió a mi cabeza, …. “estoy donde quiero estar y no pierdo nada si sigo los sueños que me alma anhela”.

Porteadores y viajeros tratamos de estar los más secos posible por cerca de 4 horas hasta llegar al campamento 2, donde ya las tiendas estaban instaladas en Pakaymayu, yo solo deseaba ponerme ropa seca, Rodolfo nuestro guía nos dice chicos póngase ropa seca y listos que el almuerzo estará preparado en poco tiempo. Casi las 4 de la tarde eran ya cuando almorzamos, luego de esto alguien sacó un whiskey y bueno era más que justificado brindar, los guías y todo aldelecr brindamos junto con la Pachamama a la cual siempre dimos el primer trago de nuestras improvisadas copas ofreciendo una gotitas al suelo.

Luego de esto descansamos un rato, yo me dormí creo que unos 30 minutos y luego escuché a Luis, vean al frente abran las tiendas vean la panorámica; al llegar al campamento todo estaba con nubosidad cercana y no podíamos ver más que unos cuantos cientos de metros, pero al parar el agua nieve la condensación levantó, abrí mi tienda y vi un paisaje nunca visto para mí, la cordillera del Vilcabamba ardía con el fuego del atardecer, lo picos nevados dejaban ver los remolinos de nieve en sus crestas, se hizo un silencio que casi se podía tocar, contemplamos por largo rato una parte de las montañas del Tahuantinsuyo, definitivamente somos un grupo afortunado.   Solo dije en buen pachuquismo tico, estamos acampando en la cordillera de los Andes, ….. muy feeeeeeeeo mae…


Luego cenamos, las indicaciones del guía para el día siguiente y nos retiramos a las tiendas, hice mis obligados apuntes del día tanto por lo vivido como mis pensamientos sobre mi equipo, en minutos el campamento estuvo en silencio, fue un tiempo preciso para recapitular lo vivido este día.  Nos entregamos a un sueño reparador y a esperar el día tres del Inka Trail.

Día 3 del Inka Trail, Gradas gradas y mas gradas.

4 comentarios sobre “Día 2, Warmiwañusca (el paso de la mujer muerta) y el agua nieve.”

  1. Oscar tanto tiempo sin saber nada de uds.Tus relatos me emocionan, y me hacen revivir, aquellos momentos,increibles, de una vivencia que quedara en mi para siempre.Admiro tu memoria de cada lugar,de cada detalle del camino, de la emocion de Naldo y xinia,y no me olvido de mi dolor de rodilla pero que ni ahi!!! iba abandonar,logre muchas cosas en la vida y con mucho esfuerzo, este era mi reto, y doy gracias a Dios haberlo hecho.-Y tu ya puedes ecribir un libro sobre Peru.-Abrazo y garcias por todo Cristina de Argentina…

  2. Que bueno Oscar!, muy buenos relatos, excelente recordar y repasar en la memoria todas las imagenes, aventuras y lugares recorridos juntos por allá en Perú. Definitivamente estas aventuras nos acompañarán por siempre.

  3. Definitivamente estoy convencida que fue una experiencia increíble y como tuve la oportunidad de ver y viajar por una carretera paralela a los Andes peruanos, no dudo ni un momento de las imágenes maravillosas que ustedes ,desde esas alturas, pudieron admirar y disfrutar. Son unos campeones por la hazaña que realizaron, pero con una motivación como la que tienen todos los retos van a ser alcanzados uno a uno. Me sigue encantando Oscar tu narrativa, empiezo a leer y no quisiera que se terminara y sólo me pregunto cómo experimentaste el hecho de ver por primera vez aparecer la magnífica Ciudad de Machu Pichu, pues es algo que yo nunca olvidaré. Una vez más te felicito por todo lo logrado. Ligia

  4. Exelente aventura, muy bien hecho equipo, felicidades a todos los campeones que lo lograron se que no fue tarea facil, pero la recompensa valio la pena…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *